LOS ÁNGELES DE VICTORIA SECRET MÁS FAMOSOS

Victoria’s Secret nos invita cada año a participar visualmente en un espectáculo multitudinario que para muchos es más que el lanzamiento de una colección, más que un desfile de moda y sin dudas es mucho más que un espectáculo televisivo. En el mundo de la moda representa una increíble plataforma para una modelo. Y es que las puertas del “cielo” son más estrechas de lo que parecen y sólo están abiertas para un reducido número de ángeles dispuestos a pisar fuerte sobre las pasarelas. Para desplegar las alas de la reconocida marca de lencería se necesita tener una candente figura y un mediático rostro, pero sobre todo, mucha actitud. Cada nueva edición, el casting suscita un sinfín de quinielas entre puestos fijos que se mantienen, las nuevas incorporaciones al igual que despedidas.

Algunas siguen en activo otras colgaron sus alas hace tiempo pero todas ellas son las modelos que han hecho de la firma lencera una de las marcas más poderosas y ‘sexy’ del mundo. ¡Te las presentamos si no las conocías!

Tyra Banks: Hoy en día se dedica a buscar los mejores nuevos talentos para la industria, pero también caminó por 9 Victoria’s Secret Fashion Show, de los cuales en 8 fue ángel oficial, despidiéndose así en el 2005.

Lily Aldridge: La morena californiana debutó en el 2009 y para el 2010 ya era oficialmente un ángel. Entrando así por la puerta grande con campañas publicitarias de Victoria’s Secret. En el año 2015 fue la elegida para lucir en París el  fireworks fantasy bra, el codiciado conjunto valorado en 2 millones de dólares.

Miranda Kerr: La modelo australiana se subió por primera vez a la pasarela de Victoria’s Secret en el año 2006 y se convertía en ángel oficial en 2007. En ese mismo año, Miranda se convirtió  en la segunda imagen oficial de la línea juvenil PINK, reemplazando así a Alessandra Ambrosio. En el 2011, era la modelo elegida para portar el  Fantasy Treasure Bra, valorado en 2,5 millones de dólares. Dejó de desfilar par la marca en el año 2013 mientras aseguraba querer centrarse en su maternidad.

Doutzen Kroes: La modelo apareció por primera vez en las pasarelas de Victoria’s Secret en el año 2005, aunque no fue nombrada ángel oficial de la firma hasta tres años más tarde, en agosto de 2008. Un lustro después dejaría de ser ‘ángel’ por incompatibilidad con otras actividades laborales.

Candice Swanepoel: La supermodelo sudafricana comenzó a trabajar con la firma en el 2007 como modelo de prueba, debutando ese mismo año en el Victoria’s Secret Fashion Show. Sin embargo, no se convertía oficialmente en uno de sus ángeles hasta tres años más tarde. En 2013 fue la elegida para llevar el Royal Fantasy Bra, un sostén valorado en 10 millones de dólares y creado por Mouawad. En el año 2016 decidió colgar sus alas después de 6 años con la firma.

Heidi Klum: La alemana lució tres de los Fantasy Bra más caros de la historia: en 1999 el Millennium Bra, valorado en 10 millones de dólares; en el  año 2001 vestía el Heavenly Star Bra, valorado en 12,5 millones de dólares; y en 2003 repetía protagonismo con el modelo Very Sexy, una pieza de 11 millones de dólares. La supermodelo colgó las alas en 2010 dispuesta a dedicar más tiempo a su familia y a nuevos proyectos laborales.

Alessandra Ambrosio: La brasileña comparte el récord junto a su compatriota Adriana Lima de más Victoria’s Secret Fashion Show desfilados, con un total de 16, de los cuales 12 los ha hecho como ángel oficial. Ella fue quien estrenó la marca Pink.

Adriana Lima: pisó por primera vez la pasarela de Victoria’s Secret con tan sólo 19 años hasta el desfile de este año. Esta a la par del récord de Ambrosio, pero en su caso 15 desfiles los ha hecho como ángel oficial. Ha sido la encargada de abrir el mediático desfile hasta en cinco ediciones diferentes y fue elegida para lucir el Fantasy Bra en tres ocasiones.

Gisele Bundchen: Su reconocido “horse walk” deslumbró a partir del año 2000, y solo hizo falta un fashion show para ser merecedora de las alas oficiales como ángel.

En 2007 la supermodelo decidía “volar” sola poniendo fin a una fructífera relación profesional con la firma, dispuesta a emprender nuevos proyectos.